Carta Despedida Javier Noriega

 

Carta Despedida Javier Noriega

 

El tiempo pasa volando. Han pasado cuatro años desde que en aquel agosto del 2010, lleno de ilusión y optimismo de cara al futuro os envíe una carta de bienvenida en mis primeros días como Presidente de esta maravillosa causa, de esta querida Asociación de Jóvenes Empresarios de Málaga. Lo recuerdo como si fuera ayer. Y precisamente por eso, como han pasado cuatro años y por estatutos y por renovación democrática de nuestra institución, ahora le toca el turno de dirigir a otro equipo de jóvenes empresarios. Es por ello que me encuentre escribiéndoos esta, para mi, emotiva y querida carta de despedida, que en realidad es un hasta luego, porque nos seguiremos viendo en muchos de los fantásticos eventos que organizan los Jóvenes Empresarios. Una magnífica excusa siempre para saludarnos, apoyarnos y facilitar el negocio.

Y es que, dirigir y gobernar los designios de una Asociación que por sus objetivos, sus personas y su maravillosa causa ha hecho cariñosamente mella en mi corazón, y en la de buena parte del equipo (tanto el comité ejecutivo como el personal técnico del staff) que ha dirigido AJE durante estos cuatro años. Equipo al que tengo que agradecer muchísimo su esfuerzo desinteresado y su tremenda ilusión por innovar y trabajar por los jóvenes empresarios de la provincia. Ha sido un privilegio y un honor trabajar juntos, para promover vuestros intereses, los de las PYMES y autónomos que formáis el 99% de la Asociación. El futuro de la solución de este país. 

Os puedo confesar que he aprendido mucho de vosotros. De cada uno de vuestros proyectos. De vuestro esfuerzo y vuestras necesidades. Siempre me ha hecho mucha ilusión veros en persona, cuando os acercabais por nuestra sede, en el corazón de Málaga. Conoceros de primera mano. Y es impresionante. Sois el futuro, o mejor dicho, posiblemente sois lo mejor del presente de la sociedad. Arriesgados. Jóvenes. Y con mucho talento. Y con vosotros hemos ido de la mano y gobernado este barco durante estos últimos cuatro años, cuatro años de negra crisis (posiblemente los más duros de los cuarenta años de democracia del país) donde hemos defendido con todo el tesón y esfuerzo que hemos podido reunir la imagen del empresariado malagueño, las demandas fiscales de bajada de impuestos, la asfixiante burocracia y la urgente financiación de vuestros proyectos. Ahí hemos trabajado duro personal y desde la institución, para mejorar esta tierra, esa región, este país. Los resultados están ahí. Ha sido una satisfacción muy grande poder estar junto a vosotros en los numerosos encuentros de negocio, eventos y galardones que desde AJE hemos organizado en estos años. También hemos podido erigir, una casa, la de los jóvenes empresarios, en un lugar de fácil acceso y en el corazón histórico de la ciudad. Para que pudiéseis veros con mayor asiduidad, reuniros con vuestros clientes y facilitar el entorno de negocio. También para que ese maravilloso staff, ese personal encabezado tan magistralmente por Bea, Mar y Javi, os hayan podido ayudar en todo lo que necesitabais y estuviese en vuestra mano. 

Pues lo dicho. Muchas gracias por todo. Nos vemos en este camino empresarial, en el que podréis contar siempre con mi apoyo personal y especialmente en el de esta AJE tan capaz y maravillosa. Como dijo Jobs, que bien se entienden sus palabras ahora, "seguir hambrientos, seguir alocados" en vuestros proyectos empresariales. Yo le añadiría. Seguir ilusionados. Que es lo que he visto en Málaga y veré durante muchos años. La valentía, entrega y el entusiasmo por nuestros proyectos es posiblemente nuestra impronta malagueña, de la cual seguramente quedaría impresionado el dirigente Californiano. Un abrazo muy grande a todos desde la capital de la costa del sol. Hasta pronto.

 

"Se puede ser feliz sin talento, pero no sin pasión".

Javier Noriega Hernández