Últimos artículos

Sobreviviendo como ´Orzowei´ 

Sobreviviendo como ´Orzowei´

Esta fue la respuesta de Cristian, un empresario autónomo y amigo al preguntarle por teléfono ¿Cómo te va? Tirando, «buscándome la vida como Orzowei». Para los que no conozcan esto de Orzowei, fue estrenada en TVE el año de la tana. Sin ningún tipo de anuncio previo, aquel sábado al mediodía todos los que esperaban un nuevo capítulo de Mazinger Z, se encontraron con aquel guerrero africano al que nadie comprendía y no le quedaba más remedio que buscarse la vida en solitario, como podía, de un lado a otro, pasando las de Caín para sobrevivir. Como les pasa a buena parte de los ciudadanos, también a los autónomos y pymes de este país. De ahí que este malagueño salao soltase lo de Orzowei. Precisamente, otro compañero de la asociación de jóvenes empresarios, un veterano emprendedor muy querido por unos y por otros, me comentaba; somos invisibles Javier, nadie nos hace caso. Ya sea de un partido político u del otro, al final todos suben impuestos y nos legan un camino muy difícil para emprender y prosperar. Y mira que siempre hay buenas intenciones para arreglar las cosas, pero al final todo son obstáculos. ¿Realmente es tan difícil crear medidas eficaces y simples para todos? ¿No se dan cuenta de que somos el futuro, que los puestos de empleo los creamos desde las pequeñas empresas?, preguntaba. Quizás muchos de los que leéis estas líneas os sintáis tristemente identificados. Ojalá no sea así, pero este país saldrá afortunadamente, en parte de esta crisis, por el empuje de cada uno de vosotros, pequeños empresarios, que todos los días cultiváis el sacrificado arte de buscarse la vida. Como hacia «orzowei».

Mientras salimos hacia adelante, nos encontramos con cosas como las que se aprobaron ayer. La ley de emprendedores. Una ley importante y positiva para las pymes y autónomos, que pretende disponernos un ecosistema que los jóvenes empresarios llevamos demandando hace muchos años. Para algunos se queda corta, para otros es un magnífico primer paso. El caso es que para los que vivimos desde «el tajo» el día a día, sufriendo y viviendo directamente la gestión de una pyme, se abre un panorama con una pequeña esperanza, una que llevamos mucho tiempo esperando. Un horizonte, por otro lado, que muchos hace tiempo demandábamos y que va de la mano del talento y el dinamismo que muchos de estos jóvenes atesoran. Talento que para buscarse la vida, les ha hecho viajar y conocer que en otros países del entorno, como es el propio Reino Unido, se paga de cuota de autónomo 12 libras, y así darte cuenta que en nuestro país pagamos de los tramos más altos de Europa. El talento también incluye manejo del idioma para que no ocurra lo del relaxing cup of coffe. Y es que entre idiomas, economía y cultura nos hace mucha falta una regeneración real para estos jóvenes y no tan jóvenes, que en muchos casos suele comenzar, como todo, por lo económico. Que se lo digan a nuestros magníficos investigadores, que en muchos casos tienen que exiliarse por falta de contratos. En todo caso, la ley de emprendedores podría significar un respiro para la actividad, para así evitar «arrastrarnos» mucho más tiempo al estilo wey. Ese espíritu debe mover a muchas otras leyes aún, para así evitar que Fernando, que tenía un bar, y lo digo en pasado, ya que tuvo que cerrar su cafetería porque, como decía, lo «frieron a impuestos». La semana pasada me enseñó un papelito de esos que salen a pagar y se llama «Tasa de ocupación de terreno de uso público», y calculadora en mano, teclea y me enseña el resultado. Me han subido un 50% el impuesto. Cuesta realmente mucho entender esto de la subida de tasas en estos tiempos, máxime cuando los que producen, son la solución. Bajar impuestos es, en mi modesta opinión, conectar la llave de encendido del motor del crecimiento, subirlos, lo contrario. Hace unos días se ha cumplido un año del preciso instante en el que España estuvo al borde del desastre de la deuda. De cómo se ha manejado la crisis de deuda y cómo al final se ha buscado, al menos en España, la solución más fácil pero posiblemente muy dañina para la economía (dejar sin un euro a los ciudadanos y permitir que el Estado siga en muchos casos con aún improductivos gastos y duplicidades). Muchos emprendedores se preguntan ¿qué interés tiene trabajar para ser el mejor en algo –es decir, para ser competitivo a nivel global– si acabas pagando al Estado más del 70% de tus ingresos, como ocurre en España si estás en el tramo alto del IRPF y sumamos impuestos directos e indirectos?

Es lo que tiene este país. Muchas paradojas. España, que parece tener la desgracia de tener dirigentes desde hace decenios, digamos que poco brillantes en materia económica, perdió la oportunidad durante muchos años cruciales para consolidar una economía. Pero no se hizo. Toca reinventarnos en lo socioeconómico de una vez por todas.El reto tiene un listón bien alto. Para los orzowei, eso pequeños comerciantes, o esa consultora, o esa empresa tecnológica o de hostelería, si a estas alturas de desierto, falta de agua y demás inclemencias no les derribó la crisis, posiblemente ya no lo haga. Y menos mal. Gracias a ellos y ellas se mantiene buena parte de nuestra Málaga, nuestra Andalucía y nuestra España. Aunque como me recordaba mi amigo Raúl, nadie se lo reconozca.

Categorías: 

El síndrome de Peral 

El síndrome de Peral

En unos días se celebrará el aniversario de la botadura del submarino Peral. Sí, aquel que demostró con coraje y emprendimiento a esa España cainita y clientelar (en aquel momento fielmente representada por algunos mequetrefes que movían los hilos burocráticos y fácticos en los ministerios) que se podía. «Vamos a hacer el ridículo. En cuanto este barco caiga al agua, empezará a dar vueltas como una pelota», decía uno de esos asesores al general Montojo, con el fin de que prohibiese como fuese la bodatura. Y, ¡eureka¡, en pleno acto, aquel sumergible ¡funcionó¡ Peral tenía toda la razón del mundo. Resulta que unos años después, el almirante Dewey, el que nos dio cogotazos hasta en el carnet de identidad a los españoles en la guerra de Cuba, exclamó: «con dos submarinos Peral en la bahía, me hunden la flota americana entera, sin poder yo hacer nada». Pero no. No había submarinos Peral, ni se les esperaba. Por aquel entonces ya estaba varado y abandonado en el olvido, para convertirse con el tiempo aquel revolucionario invento en lo que castizamente denominamos «spanish meadero». Literal. Mientras, lo que había en Cuba era el Cristóbal Colón,el Infanta María Teresa, el Vizcaya y el Oquendo. Anticuados barcos de madera y chapa que se enfrentaban a los modernos navíos norteamericanos. Hasta en el cielo de la boca nos dieron. Pero, eso sí, previamente las soflamas lanzadas por la prensa española y el ánimo exaltado de la clase política que esperaba unánimemente una aplastante victoria.

España por aquel tenía los mismos visos de paro, clientelismo y corrupción que ahora, cosas que no cambian y que por cierto nos recuerda a las mil maravillas Reverte en su última tribuna dominical Conmigo o contra mí. Es lo que hay. El antídoto, mucha educación, investigación e innovación a toda costa, entre otros muchos; y de esto mejor casi que ni hablar, dada la capacidad competitiva de nuestro Estado. No podía ser menos, y también los recortes llegan galopantes a la educación, en donde ya se piensa cualquier fórmula viable para garantizar el acceso igualitario a la misma. En Santiago de Cuba, los acorazados Iowa, Texas, Indiana y Oregón ya nos exhibieron modernidad. Tanto como el caldo de cultivo para ser tierra de oportunidades que ya demostraban por aquel entonces. Y claro, con esas formas de hacer en lo económico, y como viene siendo habitual, los Harvard, Stanford, MIT, Berkeley? las diez mejores universidades del mundo son dominio exclusivo de EEUU actualmente. Entre las 50 primeras del mundo, 42 son anglosajonas. Los títulos vienen avalados por su reputación. También por sus Nobel conseguidos. Y una de las claves, su «ecosistema cultural y laboral», los valores y por supuesto su financiación.

La gente estudia para luego trabajar dignamente. Un 60% de paro juvenil te deja claro el colapso en el que nos encontramos por aquí. Anclados en el tránsito del desierto del Gobi socioeconómico, en el que aún así se vocifera ese «conmigo o contra mí» diariamente. Algunos hablan, y muy razonablemente, de la necesidad de ejemplo. Con los que tenemos, normal que estemos como estemos. Así se va un vecino de Fraga a la Guardia Civil y denuncia que le pagaron la droga con billetes falsos, o en una joyería malagueña, los asaltantes le dicen a la señora «que ellos tienen que comer, que es lo que hay». Erial quijotesco este.

Y es que los males que aquejan al sistema económico y del conocimiento español son sistemáticos y han prevalecido, ya sean monarquías, repúblicas o democracias. Ya sean bajo gobiernos de derecha o de izquierdas. Normal. Y así mezclamos churras con merinas y en donde hay pensados espacios culturales, pensamos en un área gourmet. Y 16 años sin museo arqueológico, para que nuestros pequeños vayan a conocer su historia, y sepan de donde vienen y a donde van. Calidad y responsabilidad. Las mismas palabras que esgrimía Peral que, por cierto, ¿sabéis como terminó el genial inventor? Defenestrado, en el olvido, «expulsado de la armada» y deprimido ante tantos obstáculos burocráticos y funcionariales. Intentaron quitarle la honra y la dignidad que no logró ver en vida. Aquejado de una enfermedad sobrevenida, murió. Ni paga de viudedad le quedó a su amada mujer. Así es nuestra España. Culta, justa e igualitaria. Como mandan los cánones.

Categorías: 
Contrataciones de personal mediante el  “Contrato para la formación y el aprendizaje”

A estas alturas no es nada nuevo asegurar que corren tiempos difíciles para todos, y desde el sector empresarial no podemos dejarnos arrastrar por la depresión y la resignación.

En cualquier manual de gran emprendedor, desde la página uno se nos comunica que tenemos que estar atentos a las oportunidades que nos muestra el entorno.

Una de esas oportunidades quizás está en las nuevas contrataciones de personal mediante el  “Contrato para la formación y el aprendizaje”, que ha puesto en marcha el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. 

Se trata de una formación profesional dual en el que se combinan las acciones formativas y el empleo, con el fin de dotar a una persona de cualificación profesional en un régimen en el que se alterna la actividad laboral en una empresa con la actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema formativo.

 

Pero ¿Cuales son sus características y sus ventajas?

 

Edad del trabajador

Mayores de 16 años y menores de 30 años, salvo discapacitados.

Duración del contrato

Mínima de 1 año y máxima de 3 años, modificable por convenio colectivo. Una vez expire la duración máxima del contrato, el trabajador podrá ser contratado nuevamente bajo esta modalidad en una ocupación distinta.

A Coste Cero

Reducción del 100% en cuotas de Seguridad Social.

Reducción del 75% en empresas de más de 250 trabajadores.

Formación Teórica

Formación vinculada al puesto de trabajo y bonificada en los Seguros Sociales, con una duración mínima de 1 año y máxima de 3 años.

Siendo el 25% el primer año, y del 15% el segundo y el tercer año. Certificado de aprovechamiento de la formación para el trabajador

Salario de trabajador

En proporción al tiempo de trabajo efectivo y en función del convenio colectivo. Se mantiene la protección por desempleo.

Transformación en indefinido

Reducción, durante 3 años, de 1500€/año o 1800€/año en el caso de mujeres.

 

Éstas son algunas de las características del nuevo contrato y que se recoge en la Ley3/2012, de 6 de junio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, y en el Real Decreto 1529/2012, de 8 de noviembre, por el que se desarrolla el contrato para la formación y el aprendizaje y se establecen las bases de la formación profesional dual.

Academia Jesús Ayala está en posesión de la homologación para la impartición de la formación en los denominados “Contratos de Formación y Aprendizaje”, y estaremos encantados de ayudar y asesorar a todas las empresas de AJE que lo soliciten.

Para más información, podéis mandarnos un correo a info@academiajesusayala.com

Endesa emplea los códigos QR 3.0 desarrollados por la empresa malagueña Ideanto para el lanzamiento de su nueva app
La empresa multinacional Endesa ha incorporado los códigos QR 3.0 desarrollados por Ideanto en la campaña online que está llevando a cabo para promocionar la descarga de su nueva aplicación para móviles IOS y Android. 
 
La acción ha sido desarrollada por Pixelfarm para Endesa y ha contado con la herramienta más potente a nivel mundial de Qr Marketing, que ha sido desarrollada por la entidad malagueña Ideanto. 
 
Con la plataforma de códigos QR 3.0 no sólo se aporta personalización al código, que deja de ser blanco y negro para incorporar los colores y el logotipo de la marca, sino que además le permite ser dinámico y capaz de segmentar por parámetros como la geolocalización, el tipo de móvil, de sistema operativo o, incluso, de idioma. 
 
En el caso de Endesa y con un diseño atractivo y cuidado, la campaña nos invita a descargar la aplicación mediante enlaces a las stores de Android e IOS o escaneando el código QR hecho para la ocasión y que, directamente, envía al usuario a la store correspondiente al reconocer su sistema operativo de forma automática.
 
Con este ejemplo, se pone una vez más de manifiesto la apuesta de grandes marcas por el talento joven basado en I+D+i con la intención de hacer cosas diferentes y de comunicar de forma distinta.
 
Ideanto Comunicación es una empresa malagueña con dos años y medio de vida que ha destinado la mayor parte de su existencia a desarrollar productos nuevos como la propia Plataforma de QR 3.0, Ideanto 3D e Ideanto Interactivo, gracias a un equipo de profesionales propio. 
 
Además de los servicios más comunes de comunicación, como son el desarrollo web, la gestión profesional de redes sociales o la comunicación empresarial, Ideanto también ha sabido posicionarse en la organización de eventos y la formación.
 
En el primer caso, destaca la creación del encuentro Málaga Valley Network Meeting junto con el Ayuntamiento de Málaga, que en sus tres primeras ediciones ha reunido a más de 1.200 empresarios para hacer networking posicionándose así como el evento más grande de estas características en Andalucía. Respecto a la formación, ha trabajado para entidades públicas y privadas, como Forman, Red.es, la Junta de Andalucía o el Ayuntamiento y la Diputación de Málaga, formando a profesionales en diversas materias pero, especialmente, en social media.
Categorías: 

Tiempos difíciles para los soñadores 

Tiempos difíciles para los soñadores

No puedo ocultar que tengo debilidad «por los que dicen lo que piensan, y hacen lo que sienten». Si va de la mano de la coherencia y el sentido común, mejor que mejor. Plenamente convencido de que las bases y los grandes cambios de una sociedad se generan en los valores, en el ejemplo; ese que como el «boca a boca» es el mejor marketing que puede existir. Y claro, hablar en estos términos en nuestra sociedad actual, la de la ley de la selva, la omertà y el sálvese quien pueda podría parecer ingenuo y pueril. Y sin embargo es la base de todo. En la presentación de ESCO, ofrecida en el Thyssen por esta escuela, «sonaba a canturreo de manantial» oír hablar de Chesterton y Bertrand Russell; su significado y significante en nuestra sociedad actual. Amor, pasión y solidaridad. Tres ejes y motores de cambio. Tres caminos de acción. Escuchar esto aplicado a la dirección empresarial o al día a día de nuestra vida, en este erial, parecería surrealista, pero merecía la pena embelesarse por unos momentos. En realidad es un oasis entre tanto desierto. No todos los días te canturrean a Chesterton desde el corazón. Educación. Valores y conocimiento.Las bases de cualquier sociedad. Y lo que hace falta en España y Málaga, pasando por Sierra Morena y San Telmo. Y Pisa acorde a los demás baremos del CIS y el FMI. Por los suelos. En esto de la economía, las formas de hacer son fundamentales, otorgan confianza y seguridad jurídica. Y después nos preguntamos en qué se basa la educación en Finlandia o el Estado del bienestar en Austria. Parece que es cuestión de hacer bien las cosas en profundidad y gestionar adecuadamente. Los resultados y los hechos son los que marcan las realidades. Y así estamos. El ciudadano completamente desorientado, decepcionado y encolerizado. Son cosas del directo de la ínsula de Barataria. Magnífica metáfora que ya eligió Cervantes en su momento para poner a «caer del burro» a la nobleza y la clase dirigente de su momento. Y sigue vigente la cosa. En aquel episodio, Sancho se muestra audaz y juicioso, imponiendo una lección de cordura a aquellos nobles ociosos y desalmados, a los que eligió Cervantes para satirizar. La lucidez inesperada del acompañante del Caballero de la Triste Figura movía a la perplejidad porque estaba dirigida directamente por y desde el pueblo. «Todos los que conocían a Sancho Panza se admiraban, oyéndole hablar, y no sabían a qué atribuirlo, sino a que los oficios y cargos graves, o adoban o entorpecen los entendimientos», narra el novelista. Esto es sabiduría clásica. Y Sancho Panza lo único que hacía era dispensar lo que siempre funciona bien en una correcta gestión de lo publico. Lo que están esperando todos los españoles. El puro sentido común. Y es que en la «ínsula de Barataria» se hace la misma crítica a esa España de siempre. Y la solución de Panza fue eso; «decir lo que piensa, y hacer lo que siente». Es lo que necesitamos. Un cambio que se basa en este sustrato de autenticidad, y que es hija cultural de esta democracia. Hasta que no lo consigamos seguiremos con las estadísticas económicas y de empleo deficientes. Es un problema eminentemente de índole cultural.

Y ya que hablamos de gestión y dado que es importante saber que cada día nos cuesta «abrir la puerta de Málaga, la friolera de 1,5 millones», lo que da un total anual de chorrocientos millones, estaría bien preguntarse y reflexionar sobre qué futuro nos espera. ¿Qué proyectos de ciudad, de provincia y de autonomía tenemos de cara al futuro, que nos inviten al optimismo? Nos hacen falta. Es un ejercicio interesante este de ver el bosque más allá de los árboles. ¿Qué bosques tenemos en la lontananza? ¿En dónde tenemos puesta las miradas para saber que en eso vamos a ser un referente nacional e internacional?, y ¿en qué contexto?...

Y es que ya llevamos entre 5 o 7 años de crisis y tocaría ir cambiando de vocablos. De austeridad a productividad. La esperanza, que España dejará atrás la recesión en el tercer trimestre de este año (con un crecimiento próximo a cero), pero la recuperación (según la define la OCDE), todavía lejos. Muy lejos. Según el Fondo Monetario, no antes de 2015. ¿Podemos hablar de una larga L de estancamiento? Con un margen de maniobra muy estrecho para hacer política fiscal, y con indicadores que nos dejan bien claro «que no cabe esperar una recuperación inmediata del consumo»; esta claro que toca sufrir, pero ante este panorama, también tocaría soñar y planificar. Es el sustrato con el que se construyen la realidades.

¿Qué seremos capaces de hacer desde nuestra tierra para hacerla aún más atractiva a inversiones o mejoras? ¿Qué clase de provincia y ciudad queremos? Quizás en estos tiempos tan complicados, nos conformemos,como dice el refrán en «virgencita, virgencita déjame como estoy» y hacer que nuestros sectores tradicionales como son el del turismo, el comercio y los servicios sigan sobreviviendo y tirando palante. La realidad parece indicar ese camino cortoplacista, que con la que está cayendo en ocasiones no es poco, pero...y ¿el futuro? Son tiempos difíciles para los soñadores, pero ya sabemos que el tiempo de la grandeza es el de la responsabilidad como exclamaba Churchill. Y a pesar de que son tiempos difíciles, no parece ser de mucha utilidad ser de otra manera que no sea ser optimista.

Categorías: